Usted está aquí

Salud sexual y reproductiva

El UNFPA participa en el diálogo sobre políticas y estrategias de desarrollo de capacidades con el Ministerio de Salud para mejorar la calidad y aumentar la cobertura de los servicios de salud sexual y reproductiva, especialmente dirigidos a mujeres de bajos ingresos de áreas rurales, adolescentes y los grupos de población más vulnerables. 

Las intervenciones clave son: 

a) mejorar las capacidades de los administradores de salud y proveedores de servicios de salud para implementar políticas, normas y directrices basadas en la evidencia a nivel nacional y local, enfocándose en la reducción de mortalidad y morbilidad materna, la prevención y la reducción del embarazo adolescente y las ITS/VIH, la promoción de servicios integrales de calidad para adolescentes y la prevención, detección y tratamiento del cáncer cervicouterino; 

b) fortalecer las capacidades de las redes comunitarias, incluidas las casas maternas y las redes de adolescentes, para proporcionar información de calidad sobre salud sexual y reproductiva, servicios y distribución de anticonceptivos modernos; 

c) fortalecer el Sistema de Gestión e Información Logística (LMIS), relacionando la disponibilidad de productos de salud sexual y reproductiva con su demanda al nivel del punto de prestación del servicio, para llegar hasta el último eslabón, en particular los adolescentes y los jóvenes; 

d) fortalecer las capacidades de los proveedores de servicios de salud para proporcionar atención médica a las víctimas de violencia sexual, incluso mediante la implementación del Paquete de Servicios Integrados Mínimos, en planes de preparación y respuesta a emergencias,a solicitud del Gobierno; 

e) abogar por una mejor generación y uso de datos basados en evidencias sobre salud sexual y reproductiva, tanto para la toma de decisiones como para una mejor respuesta; 

f) facilitar la participación de las organizaciones de adolescentes y jóvenes en el diálogo sobre políticas con asociaciones profesionales, personal de salud y agentes comunitarios para mejorar el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva adaptados a los adolescentes, incluidos la planificación familiar y los servicios de atención de la violencia de género.