UNFPA destaca rol clave de la planificación familiar para el empoderamiento de las personas y el desarrollo del país

21 Agosto 2017

 


 

Durante un Panel con autoridades nacionales y especialistas, y ante una audiencia de más de 300 jóvenes universitarios, el UNFPA presentó evidencias sobre el rol importante de la planificación familiar para el empoderamiento de las personas y el desarrollo del país. 

El Panel contó con la participación de la Dra. Sonia Castro, Ministra de Salud, Sra. Marcia Ramírez, Ministra de Familia, Adolescencia y Niñez, el Sr. Markus Behrend, Representante de UNFPA en Nicaragua, la Dra. María Eugenia García, Catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y ex presidenta de la Sociedad Nicaragüense de Ginecología y Obstetricia (SONIGOB)  y la Sra. Lyllian Huelva, Directora del Área Institucional y Social de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES). 

Markus Behrend, Representante de UNFPA en Nicaragua enfatizó que “la Planificación Familiar tuvo un cambio de paradigma importante a partir de la Conferencia de Población y Desarrollo de 1994: desde ese momento, se sustituyó un enfoque basado en metas demográficas por otro basado en los derechos de las personas y las parejas a decidir, de manera libre y responsable, si desean tener hijos y en qué momento”, destacó Behrend.
 
 
Por su parte, la Dra. María Eugenia García, Catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y ex presidenta de la Sociedad Nicaragüense de Ginecología y Obstetricia (SONIGOB), destacó que “La planificación familiar es un aspecto fundamental de la atención de la mujer y el hombre. Tenemos que considerar que es derecho de toda mujer y hombre elegir el momento en que desea iniciar una familia y el número de hijos que quiere tener.  Y hablo de derecho porque el acceso a la Planificación Familiar es parte de los derechos sexuales y reproductivos”, recalcó García.
 
Lylliam Huelva, Directora del Área Institucional y Social de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), explicó los factores que inciden y reducen en la probabilidad de embarazo temprano, entre ellos: “Cuando la pareja de la adolescente es mayor unos 10 años, la probabilidad de que se convierta en madre antes de los 20 años, aumenta 10%. (...) llegar soltera a los 16 años, reduce la probabilidad de embarazo temprano casi 30%.(...) y el uso de métodos anticonceptivos modernos reduce la probabilidad de embarazo temprano más del 20%” afirmó Huelva.
 

Nicaragua tiene progresos importantes en Planificación Familiar:

 

La demanda insatisfecha de planificación familiar es de 5.8% y la prevalencia de uso de anticonceptivos es de 77.3%. Además, el MINSA financia la compra de insumos de Planificación Familiar y el 69% de los métodos son ahora proveídos por el sector público.

Marcia Ramírez, Ministra de Familia, Adolescencia y Niñez, indicó que “Necesitamos jóvenes informados, pero sobre todo adolescentes motivados con una perspectiva de un proyecto de vida (...) que se lo facilita el sistema educativo, opciones de formación técnica y todo el acompañamiento que requiere cuando esas situaciones ocurren en su vida de manera temprana, por falta de información, por violencia, no importa la causa, estamos promoviendo ese sistema que es acompañado por el UNFPA, en el que estamos acompañando en las adolescente, a través de un método de acompañamiento domiciliar para promover el acercamiento a los servicios, la reinserción al sistema escolar y a las carreras”, detalló Ramírez.
 
Así mismo, la Dra. Sonia Castro, Ministra de Salud, afirmó que “La sexualidad la deben tener los jóvenes en el momento que estén preparados y el conocimiento adecuado para conocer realmente su sexualidad, para evitar el embarazo sino lo desean en ese momento y para prevenir de la enfermedad que puedan tener, estilos de vida saludables que deben tener”, destacó Castro.
 
Dentro de los desafíos, se identificaron que aunque la brecha entre la fecundidad observada y deseada se ha reducido de manera importante, el grupo de adolescentes sexualmente activos acceden a los anticonceptivos sobre todo luego de haber tenido su primer embarazo; el reto es que accedan a información y consejería adecuada para tomar decisiones con responsabilidad y puedan también empoderarse para prevenir la violencia, incluyendo la violencia sexual.