UNFPA conmemora el Día Mundial de la Población destacando avances y desafíos en materia de salud sexual y reproductiva de adolescentes y Jóvenes

27 Julio 2017
De Izquierda a derecha: Sra. Lyllian Huelva, Directora del Área Institucional y Social de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), Sr. Markus Behrend, Representante de UNFPA en Nicaragua, Dra. Sonia Castro, Ministra de Salud, Sra. Marcia Ramírez, Ministra de Familia, Adolescencia y Niñez, la Dra. María Eugenia García, Catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y ex presidenta de la Sociedad Nicaragüense de Ginecología y Obstetricia (SONIGOB).

En conmemoración del Día Mundial de Población, el UNFPA reunió en un Panel a autoridades nacionales y especialistas para dialogar sobre el tema de Planificación Familiar en Nicaragua.

Managua, 27 de Julio 2017. Invertir en la planificación familiar significa invertir en la salud, en los derechos de las mujeres y en la de las parejas en el mundo entero. Estas inversiones también generan beneficios económicos y sociales que contribuyen a impulsar el desarrollo y, por lo tanto, son fundamentales para el éxito de la Agenda 2030 y los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

El 11 de julio es el Día Mundial de Población y el lema seleccionado este año por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) es “Planificación Familiar: Personas empoderadas, desarrollando países”. Para la ocasión, esta mañana se realizó en Sala de Lectura de la Biblioteca Salomón de la Selva de la Universidad Autónoma de Nicaragua, un panel con el mismo nombre, con el propósito de analizar el tema de la planificación familiar en el país, sus avances y retos.

La premisa de la actividad se concentró en que el acceso universal a servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la planificación familiar voluntaria, es un derecho humano, además de ser fundamental para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, es un factor clave para la disminución de la pobreza y el aprovechamiento del bono demográfico.

El Panel contó con la participación de la Dra. Sonia Castro, Ministra de Salud, Sra. Marcia Ramírez, Ministra de Familia, Adolescencia y Niñez, el Sr. Markus Behrend, Representante de UNFPA en Nicaragua, la Dra. María Eugenia García, Catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y ex presidenta de la Sociedad Nicaragüense de Ginecología y Obstetricia (SONIGOB)  y la Sra. Lyllian Huelva, Directora del Área Institucional y Social de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES).

Nicaragua tiene progresos importantes en Planificación Familiar:

·         La demanda insatisfecha es de 5.8%.

·         La prevalencia de uso de anticonceptivos es de 77.3%

·      MINSA financia la compra de insumos de Planificación Familiar y el 69% de los métodos son ahora proveídos por el sector público.

Dentro de los desafíos, se identifica que aunque la brecha entre la fecundidad observada y deseada se ha reducido de manera importante, el grupo de adolescentes sexualmente activos acceden a los anticonceptivos sobre todo luego de haber tenido su primer embarazo; el reto es que accedan a información y consejería adecuada para tomar decisiones con responsabilidad y puedan también empoderarse para prevenir la violencia, incluyendo la violencia sexual.

Es clave mejorar el acceso a los anticonceptivos modernos de las adolescentes no unidas para la prevención del embarazo precoz y no deseado, dado que cerca del 25% del total de nacimientos es en adolescentes.

 

 

La planificación familiar y el desarrollo socio económico

Las inversiones en planificación familiar contribuyen al aprovechamiento del bono demográfico, el cual aumenta el potencial de generación de ingresos de un país.

Cuando el tamaño de la población dependiente (es decir, el sector integrado por los niños y las personas de la tercera edad) se reduce en relación al tamaño de la población en edad de trabajar, genera una ventaja económica. La combinación de un mayor número de trabajadores asalariados, un  menor nivel de dependencia y las políticas correctas puede detonar un crecimiento económico importante.

Las mujeres con opciones de planificación familiar, reportan mejores resultados de salud, alcanzan niveles más altos de educación, experimentan menor violencia de pareja, se integran mejor al mercado laboral, sus familias se desarrollan mejor y sus hijos reciben una mejor educación, ayudando a desencadenar un ciclo de prosperidad para las futuras generaciones.